LIQUIDO DE FRENOS, ¿QUÉ ES Y CUANDO SE CAMBIA?

En Talleres García Martínez e Hijos, damos mucha importancia al mantenimiento de su coche. Hay que saber que hace falta y cuando hace falta en todo momento. Muchos conductores saben lo que es el líquido de frenos; pero ¿ se sabes cuando se debe de cambiar?. Vamos a darles unas pequeñas pautas para saber cuando hay que cambiarlo.

El líquido de frenos es una parte esencial del sistema de frenadodel vehículo. Este fluido se encarga de transmitir la presión ejercida desde el pedal al resto del sistema para que éste funcione correctamente.

El líquido de frenos suele funcionar a altas temperaturas y tiene un punto de ebullición muy alto. De este modo, en el caso de comenzar a hervir, dejaría al vehículo sin frenos por las burbujas de vapor que se generan dentro del circuito y que no pueden ser comprimidas.

Precisamente, esa necesidad de mantener el punto de ebullición alto es lo que obliga a realizar un mantenimiento periódico de este líquido, ya que una de sus características es que es higroscópico, lo que significa que atrae y absorbe humedad.

Esto puede ser peligroso, puesto que si el líquido de frenos alcanza el punto de ebullición cuando los frenos están accionados, se produciría lo que se conoce como un ‘cierre de vapor’ que puede desembocar en un fallode los frenos.

Por ese motivo, es importante cambiar con regularidad el líquido de frenosdel vehículo. Además de provocar un fallo en los frenos, no cambiar el líquido de frenos de un vehículo puede dar lugar a que las piezas de goma del cilindro maestro se corroan.

Detectar esto es fácil y rápido con una simple comprobación del color del líquido de frenos. Si el líquido está sucio o se ha vuelto de color oscuro, es necesario cambiarlode inmediato. De no hacerlo, se podría dañar el sistema de frenado.

¿Cada cuanto tiempo hay que cambiar el líquido de frenos?

Por todo ello, y debido a ese aumento del porcentaje de agua en el líquido de frenos a medida que va pasando el tiempo, se recomienda reemplazarlo cada 2 años—a mucho tardar, cada 4 años si se realizan pocos kilómetros al año al coche—.

Ten en cuenta, además, que el agua contribuye a la corrosión de los conductos del líquido y puede agravar el desgaste de los bombines de freno.

Comprueba de vez en cuando su nivel, pues éste nos advierte, además, de varias cosas: si las pastillas tienen desgaste, si tenemos alguna pérdida… Y si este no es el adecuado, acude a un taller de confianza para que puedan comprobar a qué se debe esa pérdida de fluido.

Por último, es importante que sepas que no todos los líquidos de freno son iguales. Se trata de una tipología que tiene en cuenta las diferentes propiedades del líquido: viscosidad, resistencia a la corrosión, punto de ebullición, etc.

Así, en el mercado se pueden encontrar líquidos DOT 3(el más común y económico, pero debido a que absorbe el agua con facilidad, pierde más rápido sus propiedades); DOT 4(se suele utilizar en los coches con sistemas ABS y ESP. Tiene una vida útil más larga y ofrece mejores prestaciones que el DOT 3 puesto que contiene aditivos que previenen los efectos del agua); DOT 5(con un punto de ebullición de 260ºC, se usa en coches cuyo líquido de frenos tenga una base sintética, por lo que no se puede mezclar con líquidos DOT3, 4 o 5.1(este último se utiliza en coches con los sistemas de freno más modernos. Tiene una base mineral, pero a diferencia de los DOT 3 o DOT 4, absorbe mejor la humedad).

Y como siempre decimos en Talleres Hermanos García e Hijos, tenemos que tener siempre un buen libro de mantenimiento y sobre todo ponerse en manos de profesionales para cualquier tipo de reparación, ya sea grande o pequeña.