LAS ESCOBILLAS DEL LIMPIAPARABRISAS SIEMPRE EN PERFECTO ESTADO

Ahora que estamos despidiendo la primavera y el verano esta a la vuelta de la esquina, desde Talleres García Martínez e Hijos queremos hacer inca-pie en unos de los sistemas que lleva el coche para nuestra seguridad. Nos referimos a las escobillas del limpiaparabrisas. Con las lluvias de primeras y para las tormentas de verano hay que tener siempre en buen estado este sistema. Ya que de estas escobillas depende nuestra visibilidad en la carretera.

Los fabricantes recomiendan cambiar los limpiaparabrisas una vez al año. La mejor época para cambiar las escobillas es en otoño. De media, un juego de limpiaparabrisas puede realizar medio millón de barridos en su vida útil. Un coche con un limpiaparabrisas en mal estado implica que tendrás una pérdida de visibilidad de entre un 20% y un 30%.

Cómo y cuándo hay que cambiar las escobillas de un coche

Los limpiaparabrisas no son duraderos y se estropean con facilidad. Con la llegada del otoño, vuelve la inestabilidad en el tiempo.

Llegada a las tormentas de verano, ¿reviso las escobillas?

Recuerda que son un elemento fundamental para la seguridad porque nos permiten tener una buena visibilidad en condiciones meteorológicas adversas. Lluvia que cae sobre el parabrisas, esos mosquitos molestos que chocan contra el cristal, el barro o aceite de las primeras gotas que mojan la calzada… es en esos momentos cuando un conductor acciona las escobillas limpiaparabrisas, pero ¡sorpresa! Acumulan agua, dejan marcas y chirrían. Es evidente que están estropeados y no cumplen su función.

El 90% de la información del tráfico la recibimos a través de la vista por eso es fundamental que la visibilidad sea total. Según diversos estudios, el 82% de los accidentes en carretera suceden de noche o con malas condiciones de visibilidad mientras que en los días de lluvia el número de colisiones de tráfico aumenta un 15% de media. Si algo nos debe quedar claro es que conducir un coche con limpiaparabrisas en mal estado supone una pérdida de visibilidad entre un 20% y un 30%. Estos elementos no son duraderos y se estropean con facilidad. La acumulación de agua, los insectos, la suciedad y el barro que deben eliminar y, sobre todo, los rayos solares contribuyen a este rápido deterioro. De media, un juego de limpiaparabrisas puede realizar medio millón de barridos en su vida útil. La recomendación general de los fabricantes es sustituirlos cada año. ¿La mejor época para renovar las escobillas? En otoño, antes de que lleguen las fuertes lluvias, el frío, el hielo y la nieve.

Dos tipos de escobillas, uno de los fabricantes de este producto, cómo se clasifican las escobillas:

PLANAS

Tienen una alta eficacia en el barrido y reducen la fricción en el parabrisas. Están construidas sin partes metálicas, por lo que no se oxidan. Su diseño es aerodinámico, mantienen la presión de forma uniforme en todo el parabrisas. Tienen una larga vida útil para diferentes climas. Existe una gama específica con esta tecnología para vehículos que traen escobillas convencionales.

CONVENCIONALES

Llevan doble pintura anticorrosiva, una estructura metálica robusta, resistente y duradera. Las garras son rectangulares con ajuste preciso en la goma garantizando así una limpieza eficaz y una mayor estabilidad en los limpiaparabrisas de mayor longitud. La goma tiene dos componentes distintos que se combinan para una limpieza más suave y rápida. La punta más rígida reduce el desgaste.

Para que los limpiaparabrisas duren más Si cuidamos las cosas, siempre nos durarán más, y lo mismo ocurre con las escobillas limpiaparabrisas. Con unos consejos sencillos evitarás sorpresas cuando necesites utilizarlos: Cada vez que laves el coche no olvides pasar un trapo húmedo a los limpiaparabrisas delanteros y traseros, pero no utilices productos químicos. Así mantendrás en mejor estado el caucho. Es importante que eches anticongelante en el depósito de agua del limpiaparabrisas ya que evitará que la goma se congele y se rompa cuando lo acciones. Y si tu coche duerme en la calle en pleno invierno es muy recomendable levantar las escobillas o poner un cartón entre éstas y el parabrisas. Y nunca acciones el sistema de limpiaparabrisas con el cristal congelado. Tampoco está de más llevar un juego de escobillas de repuesto en el maletero, no es un elemento caro y te asegurarás siempre una buena visibilidad.

Y como siempre insistimos en Talleres García Martínez e Hijos, hay que llevar siempre un bien mantenimiento. Siempre hay que evitar problemas que nos pueden acarrear una desagradable experiencia.